Tierra de brujas y endemoniados

Juan Ángel Laguna Edroso

Tras la muerte de su esposa, un joven escritor vuelve con sus hijos al pueblo de sus antepasados, Binara. En él intentará reconstruir su vida sin darse cuenta de que hay quien desea hacerse con lo que más ama.

Fragmento:

…En un rincón, sentada en una mecedora, estaba una exigua ancitanita.
Percibí su presencia de inmediato, a pesar de que no emitía ningún sonido; tan
solo se balanceaba levemente, en silencio, con una sonrisa fija en los labios que
dejaba a la vista una dentadura mellada, llena de huecos. Sus ojos me miraban, punzantes, como si de un momento a otro fuera a decirme algo, pero su boca no se movía: estaba congelada en aquella mueca que, cuando más miraba, más siniestra me resultaba…

Anuncios

Los comentarios están desactivados

A %d blogueros les gusta esto: