Los signos de Caín

José María Tamparillas

¿De qué material está hecho el pasado, nuestro pasado más oscuro?
Está hecho de piedra, de una piedra negra y dura.
En el pueblo lo saben bien.
Ha surgido de la nada, convocada por Dios sabe qué extraño capricho. La roca se yergue en la Plaza. La roca les espera dispuesta a abrirse como una flor maligna, trazando con rasgos claros sus recuerdos más escondidos. Nada la destruye, nada la puede desgajar del suelo. Todos los habitantes del pueblo están encerrados en ella, con ellos su destino y el del pueblo en sí.

Fragmento:

…El miedo es una de las emociones más contagiosas que existe, y los
animales, unos seres lo suficientemente sensibles para captarlo, asimilarlo y mostrarlo; por eso se apretujaban en las esquinas, erizándoseles el pelo cuando alguna racha de viento seco traía un ruido inocente a sus oídos. El aire en el otoño suele ser frío en el pueblo. Todos estaban acostumbrados. Ese día lo era más. De una frialdad preternatural que venía de dentro, de lo más profundo del alma. A todos, hombres y animales, en sus respectivos escondrijos, se les hacía el pellejo carne de gallina. Nadie era capaz de mantener alejado el toque helado que surgía de su propio interior, acuciado por esos crueles maestros de ceremonia: le desesperación, la conciencia…

Anuncios

Los comentarios están desactivados

A %d blogueros les gusta esto: